Un viaje de ida y vuelta con MASTODON

Si lo que Mastodon pretende es llevarnos a otra dimensión, el experimento se queda a medio gas y es que sólo en la segunda parte de su disco seremos testigos de ese viaje...

Tenemos carta de Neil Young...

El canadiense graba su último disco en una antigua cabina del 47, una de las experiencias más low-tech que ha tenido, un experimento interesante pero desigual...

El heroico retorno de SABATON

Con su nuevo disco los suecos consiguen posicionarse en un buen puesto dentro de los grandes grupos de Power Metal...

Entrevista a MANTAR...

El dúo de Hamburgo formado por Erinc y Hanno, MANTAR, ha publicado uno de los mejores discos del año, Blogofenia ha tenido la inmensa suerte de poder hablar con Erinc sobre su música y sus canciones...

¿Qué haríamos sin la música de STRUMMER?

Nuestro amigo Joe no ha dejado de acompañarnos y, muchos años después de que se haya ido, su voz sigue sonando con la misma fuerza. Repasamos su discos en solitario…

Jodidamente locos por MANTAR

Mientras el resto de webs ni se han enterado, nosotros no podemos parar de escuchar "Death By Burning" y hacemos girar nuestro vinilo blanco. Somos los primeros, otra vez...

Buena idea: pero es nuestra….

Regalar chapas con el eslogan de otro no está bien pero, como no somos rencorosos, os regalaremos la nuestra este sábado.

Gahan, Gore y Fletch, grandes en Madrid.

DEPECHE MODE han sabido envejecer y convertirse en una máquina en directo, crónica de su primer concierto...

¡REDD KROSS llegaron y vencieron!

Y nosotros aprovechamos su reciente gira por España para recuperar nuestra crítica de su último disco "Researching The Blues"...

No nos hemos podido resistir...

Lee nuestra crítica del nuevo disco de BRUCE antes que nadie y disfruta de "High Hopes" por todo lo alto...

LA ZONA MUERTA

Estrenamos una nueva sección, la más oscura de toda nuestra web...

PIXIES en Madrid; benditos los SMITHS...

Black Francis pasaba por nuestro país sin apenas dirigirse a su público y esbozando una sonrisa con trabajo.

¡Hemos visto a BLACK SABBATH en París!

Y te contaremos casi todo lo que Ozzy, Iommi y Butler han hecho en Bercy...

ARCADE FIRE van al Primavera, nosotros al HELLFEST

"Reflektor" es el nuevo disco de los canadienses y la crítica lo ha encumbrado a lo más alto en apenas unas horas.

PEARL JAM: Rayos y centellas

Un disco de Pearl Jam tiene sentido en pleno 2013 porque estamos hablando de ROCK con mayúsculas, de una banda auténtica que sigue estando muy viva...

¡AMÉN, hermanos, WATAIN han vuelto!

Estamos ante el mejor disco de METAL del año y Erik lo celebra invitándonos a una misa negra muy especial con "The Wild Hunt"...

Conociendo a DAVE MUSTAINE...

Tuvimos la gran suerte de poder conocerle con motivo de su visita a España en su gira con Slayer hace dos años y ahora lo recordamos, breve pero intenso.

30/7/2014

Concierto: Therapy? (Clisson, Hellfest) 21.06.2014

SETLIST: Knives/ Screamager/ Teethgrinder/ Trigger Inside/ Die Laughing/ Unbeliever/ Misery/ Rust/ Isolation/ Still Hurts/ Potato Junkie/ Stop It You're Killing Me/ Breaking the Law/ Nowhere/

Ya estábamos dentro; tras nuestra peripecia efímera en el Resurrection Fest, el staff de Blogofenia volvía a coger el petate y largarse a tierras francesas para quitarnos el regusto amargo y disfrutar a tope de un festival, eso sí un festival con mayúsculas, más de ciento cincuenta grupos de los cuales nos hubiésemos metido entre pecho y espalda más de la mitad de ellos pero eso hubiese sido más que imposible. El cartel era más que apetecible y las ganas eran muchas. Un festival con mayúsculas, no solo por el cartelazo y los grupos que componían sino también por la magnitud del festival. A pocos kilómetros de llegar a Clisson ya divisábamos la saturación a los accesos, coches aparcados en sitios inverosímiles, mega-autobuses a izquierda y derecha, caravanas, grupos de “festivaliers” andando por la cuneta a kilómetros de llegar al recinto. Las primeras impresiones es que el festival del infierno hacía honor a su nombre. A pesar de que íbamos a estar en el recinto tres días sabíamos que iba a ser imposible recorrérnoslo de arriba abajo hasta tal punto de que no conseguimos localizar el escenario “Warzone”. Los accesos bien distribuidos, al menos por la tarde…, los puestos de merchandising y tenderetes ocupaban más que algún municipio patrio y los escenarios organizados de forma que pasábamos de uno a otro sin más “problemas” que sortear la marabunta humana y las colas de acceso a los baños y puestos de comida y bebida. 

Aunque parecía de antemano imposible conseguimos llegar puntuales hasta el escenario principal donde ya estaba el trío de Belfast saludando al enfervorecido público que, en su mayoría, contaba las horas y los minutos para ver a los cabezas de cartel de ese día, Iron Maiden que siguen atrayendo a sus devotos e ingentes seguidores como si de una religión se tratase. Para nosotros que vimos hace veinte años la gira del Troublegum en la desaparecida sala Revólver de Madrid y hace algo más de año y medio en Siroco para un puñado de asistentes, presenciar la multitud que se congregaba alrededor del escenario nos reconfortaba eso sí, con una mezcla de satisfacción y estupor. Andy Cairns y Mike McKeggan son de esos tipos que disfrutan del directo y sin duda tener enfrente esa muchedumbre les motiva más si cabe y a nosotros nos alegra que así sea. A pesar de la incesante nube de polvo que nos perseguiría en todos los conciertos del escenario principal y el sol que no cesaba, cierto es que el tiempo nos acompañó en todo momento, pudimos disfrutar una vez más del grupo de la interrogante.

Si bien la gran mayoría de conjuntos del festival se incluían dentro de la escena del metal (en todas sus variedades) el cartel incluía acertadamente, al igual que el año pasado, otros géneros dentro del rock: clásicos como Deep Purple o Status Quo; punk como Millencollin o Against Me o alternativos como Soundgarden o los propios Therapy? Si bien a mí nunca me han parecido un grupo alternativo, pero esa etiqueta les persiguió desde el principio y mucho más desde que su "Troublegum” fue focalizado por las radiofórmulas y aún la llevan a pesar de que poco tienen que ver ese género. Pese a que ya llevaban un tiempo girando por Europa tocando al completo su exitoso disco “Troublegum” en su gira veinte aniversario, la duración del evento solo les permitiría interpretar las más significativas de este clásico de los noventa , un buen puñado de temas como "Knives", "Screamager", "Trigger Inside", "Die Laughing",  "Potato Junkie", "Nowhere", casi nada … prácticamente se podía decir que continuaban esa gira. Del resto: la maquinera “Teethgrinder” del álbum “Nurse”, uno de sus primeros singles. Tampoco faltó la inclusión de una versión y esta vez no fue “Iron Man” de Black Sabbath, habitual en sus directos y que hubiese sido un guiño perfecto a los que tocarían sobre esas tablas dos días después, sino el clasicazo de Judas Priest “Breaking the law” que enarboló al personal. Sorprendente fue que no tocaran ningún tema de su último trabajo "A Brief Crack of Light” y sí un nuevo tema: como “Still Hurts”, enérgico y potente muy en la línea de su último disco. También rescataron en este breve setlist “Rust”, de su álbum “High Anxiety”. 


Han pasado veinte años de la primera vez que los vimos y siguen tan frescos como en aquellos tiempos, no se echa nada de menos a Fyfe Ewing, su antiguo batería, y Neil Cooper cumple con creces a las baquetas. Andy siempre acompañado por sus Gibson SG alentaba al público constantemente y Mike no paraba de saltar como un muelle. Esto no acababa nada más que empezar, aun nos quedaban horas de tralla en el recinto de la campiña francesa de Clisson pero sin duda que empezar con Therapy? era entrar con buen pie.
© 2014 Juli In The Sky
Fotos de Gäel Mathieu (HELLFEST)

28/7/2014

Concierto: Portishead (Madrid) 18.07.2014

SETLIST: Silence/ Nylon Smile/ Mysterons/ The Rip/ Sour Times/ Magic Doors/ Wandering Star/ Machine Gun/ Over/ Glory Box/ Chase the Tear/ Cowboys/ Threads/ Roads/ We Carry On/

Dieciséis años han pasado desde la última vez que vi a Portishead sobre un escenario y veinte los que han tardado en venir a Madrid pero es que todo en la carrera de los de Bristol es una larga espera o una tranquilidad y una escasa prisa por pisar el acelerador y quemar de un fogonazo una carrera como la suya que llega a desconcertar; con tan sólo tres discos en veinte años (uno de ellos, “Third” once años más tarde que el homónimo “Portishead” del 97) y un directo, el trío se ha convertido en todo un referente, una banda que tras el éxito arrollador de sus dos primeros discos, decidió sumergirse en su propio mundo bajo sus propias reglas y no aceptar la presión de la industria o sus propios seguidores, prolongando un largo hiato o descanso y dando espacio a un disco en solitario tan maravilloso como el de Beth Gibbons con Rustin Man (que no es otro que Paul Webb, bajista de Talk Talk) llamado “Out Of Season” en el 2002. Dieciséis años que a todos nos pesaron el viernes en Madrid cuando comprobamos que por Geoff Barrow, Beth Gibbons y Adrian Utley no han pasado y no sólo siguen pareciendo el mismo grupo con una solidez en directo auténticamente impresionante sino que su propuesta sigue resultando tan innovadora y atractiva dos décadas después simplemente porque sigue siendo original (nadie suena como Portishead, ni aún sus imitadores) y porque en tan sólo tres discos han sabido componer más de una docena y media de canciones capaces de abarcar todo el espectro emocional suficiente para tocar una hora y media y dejar satisfecho a un público que, a pesar de la racanería con los minutos, quedó en estado catatónico tras un concierto en el que todo el mundo se llevó un pedacito de angustia, de emoción y de vida en la catarsis de la sobria celebración de la vida que resulta la música del trío.


Hace dieciséis años, el grupo presentaba en España precisamente “Portishead” con un single como “All Mine” tan fuera de lugar en aquella época que causaba estupor el mismo videoclip. Tan sólo tres años después de la muerte de Kurt Cobain no sólo se quedó huérfana toda una generación, la mal llamada “equis”, sino toda la crítica que tras el último gran cisma alternativo en Seattle, buscaba desesperadamente el nuevo movimiento a llenar las portadas; llámese electrónico con Prodigy, The Chemical Brothers, Underworld y Orbital a la cabeza, Britpop con Oasis y Blur o -la etiqueta más ridícula del mundo- Trip Hop con Massive Attack, Tricky y sí, Portishead a la cabeza. En aquella ocasión no había pantallas gigantes que valiesen, tan sólo una pequeña tras ellos que proyectaba una y otra vez imágenes desenfocadas y crepitantes figuras geométricas, Adriant Utley utilizaba su guitarra como un pintor abstracto con un mar de efectos y mucho estilo, Geoff se mantenía en un discreto pero vital segundo plano y Beth Gibbons dio lo mejor de sí misma con una interpretación sobrecogedora entre copa y copa. Pasan los años y uno se encuentra sentado en el Palacio de los Deportes de Madrid ante una pantalla gigantesca mostrando una enorme “P” mientras el grupo toma el escenario siendo Gibbons la última y atacando a la audiencia con una canción como “Silence”, de su disco “Third”, con la que no parecen pedir silencio precisamente pero con la que todo el mundo calla incluso en las partes más delicadas. Complicado describir el efecto de una canción que gravita entre la electrónica, el rave, el pop, el soul e incluso un género tan inclasificable como es la música industrial y que resuena en Madrid como brillante apertura de un disco publicado hace ya seis años. Gibbons se aferra al micrófono como si se fuese a desplomar, vestida de manera espartana y sencilla, su cara se muestra en blanco y negro y llena de ruido sobre las pantallas, tras “Nylon Smile” y el mar de móviles y tabletas inmortalizando el momento, llega el primer clásico de la noche con “Mysterons” y todo Madrid parece sofocarse con el calor de la interpretación, “The Rip” sonó deliciosa (quizá una de las mejores del concierto) acompañada de los inquietantes dibujos animados del videoclip en la pantalla y otra vez de nuevo a 1994 con “Dummy” y esa maravilla que es “Sour Times” pero fue “Magic Doors” o el dramatismo e intensidad del infinito abismo en mitad de la noche en el que no hundieron durante “Wandering Star” con Gibbons a solas y Adrian en primer plano, las que nos atraparon en las redes de su música. “Machine Gun” nos ametralló a todos y el siniestro comienzo de “Over” sumados a los “scratches” de los platos desembocaron en un “Glory Box” que hizo que todo Madrid, diese igual el pelaje, cantasen al unísono y con el corazón en un puño “dame una razón para amarte”.

Pero todavía quedaba mucha oscuridad, demasiada, con “Chase The Tear”, la alucinógena “Cowboys” y “Threads” para cerrar un concierto que se reanudó con la emocionalidad de “Roads” y cerró la noche con una rave como “We Carry On”. Por el camino, imágenes en blanco y negro, ondas, un cuentakilómetros, la guerra y hasta un enorme amanecer con un sol rojo intenso y desolador como una bomba atómica. Gibbons apenas se dirigió al público, abandonaron el escenario y el público tardó en recuperar el pulso. No fue una actuación histórica porque no esperábamos menos de ellos y nos tienen acostumbrados a estas cotas de intensidad pero ninguno de los que estuvieron en Madrid podrá nunca olvidar la primera vez de Portishead en Madrid; toda una experiencia.

© 2014 Jim Tonic

23/7/2014

Concierto: Slayer (Clisson, Hellfest) 20.06.2014

SETLIST: Hell Awaits/ The Antichrist/ Necrophiliac/ Mandatory Suicide/ Captor Of Sin/ War Ensamble/ Hate Worldwide/ Disciple/ Implode/ Seasons In The Abyss/ Dead Skin Mask/ Raining Blood/ Black Magic/ South Of Heaven/ Angel Of Death/

Salimos corriendo de The Temple, tras la increíble actuación de Erik y sus Watain, para dirigirnos sin perder un segundo al Mainstage 2 y así poder disfrutar al completo de otro de los platos fuertes de la jornada inaugural del Hellfest 2014. Slayer eran los encargados de tomar el testigo de Iron Maiden, que habían finalizado su actuación en el escenario 1, y llevar a Clisson el verdadero poder del thrash metal. Slayer son de los pocos músicos que no dan lugar a sorpresas, en ese sentido podíamos calificarlos como básicos; cuando los tienes delante sabes lo que te toca, conoces a la perfección que durante la siguiente hora y pico van arrasar todo lo que se interponga en su camino, no dejando títere con cabeza... Siempre decimos que lo complicado de verdad es salir a tocar después de Slayer, eso es lo realmente jodido; ponerse encima de un escenario e intentar hacer mover el cuerpo a miles de metalheads que han visto el Infierno tan de cerca tan solo unos minutos antes es realmente complicado. Pero bueno, es lo que hay, tras varios cambios de horarios en su actuación, finalmente tocaron (para desgracia de muchos) a las once de la noche. Utilizamos la palabra desgracia, debido a que su actuación se solapaba con la que estaban dando Death To All en el escenario The Altar; dos bandas que en un principio mueven al mismo tipo de fan y que causó bastantes quejas a la organización del mismo. No obstante en estos macro festivales este tipo de solapamientos son inevitables dado el enorme número de bandas que en ellos tocan y la tremenda calidad de las mismas. Raro es que no tengas unos cuantos solapamientos en alguna de las tres jornadas que suelen durar estas fiestas del Rock y del heavy metal. Pero contra eso es muy difícil luchar, nunca lleve al gusto de todos; si a mí me favorece en una ocasión seguro que a otro le perjudica, y viceversa. Pero eso es lo que hay, ante este tipo de sucesos no queda otra que elegir, tirando más de corazón que de cabeza, porque no olvidemos nunca que la música es ante todo sentimiento.

Las primeras melodías que salen de la BC Rich de King y de la Schecter de Holt descifran con toda claridad que "Hell Awaits" iba a ser la encargada de abrir el show. Es una canción fantástica para abrir un concierto, durante muchos años fue empleada por los californianos para dar el pistoletazo de salida a sus directos. La usaron incluso en su época más exitosa a nivel de público tras la edición en 1990 de "Seasons In The Abyss", tal y como pudimos posteriormente comprobar con la grabación de uno de los mejores directos de la historia, "Decade Of Agression" (1991). Como sucedía en aquel directo, Slayer iban ganando intensidad según "Hell Awaits" iba creciendo y tomando cuerpo. Bostaph está muy centrado mientras el meticuloso Araya no pierde detalle de lo que hacen sus compañeros de escenario. La melodía desaparece cuando los riffs maquiavélicos del tema salen a escena, con todo el mundo volviéndose loco batiendo sus cabezas una y otra vez en el headbanging más atroz que haya visto en mucho tiempo. Da gusto empezar un concierto así, estos cabrones saben cómo meter adrenalina a base de guitarrazos.

"The Antichrist", de su debut "Show No Mercy" (1983), es la siguiente en caer al igual que sucedía en el mencionado "Decade Of Agression" (1991). Estaba claro que Slayer quería asegurarse la victoria esa noche, no habían venido a arriesgar, se limitaron a jugar con lo justo y a lo que saben, con sus ases en la manga (como todo el mundo) y con el convencimiento de que esta vez no se querían despistar. En ese sentido vuelven a tirar de "clásico" para la tercera de la noche. "Necrophiliac" sin ser uno de los temas más representativos de la carrera de Slayer, sí que conserva aún en directo el sabor añejo de su "Hell Awaits" (1985). Tiene la calidad y el temple del old school de los 80, ¡vaya sí se nota!, pero siempre acompañado de los avances y de los sonidos del nuevo milenio en cada una de sus notas. Les quedó realmente bien, muy alegre y vistosa, se nota que los cuatro miembros actuales están totalmente compenetrados, en una banda donde cada uno conoce su función y ninguno se sale de la misma.

 Tengo que decir que el sonido del concierto, siendo bueno, no llegaba a la calidad del que disfrutamos por ejemplo en su último paso por la Península en el Sonisphere 2012, tras y como pudimos observar con claridad tras "Captor Of Sin" y "Mandatory Suicide". Le faltaba fuerza, se quedaba un tanto escaso teniendo en cuenta que Slayer son  los que estaban enfrente. Bien es verdad que en el concierto del 2012 estábamos metidos en la parte delantera del Black Circle, y allí parecía que todo sonaba mejor. No obstante pienso que podrían haber hecho algo más; ellos son los amos de los decibelios y la caña, y hay que exigirles en ese sentido un poquito más. Además en esta ocasión no serviría de nada echar excusas baratas al escenario, ya que sobre esas mismas tablas tocaron Emperor y Behemoth, y madre mía como sonaron los noruegos y los polacos. Ellos fueron sin duda los grandes triunfadores del Hellfest 2014 junto a Black Sabbath y Watain; para un servidor los cuatro mejores conciertos de la última edición del prestigioso festival galo y de los que en esta ocasión Slayer se quedó un tanto rezagado.

Con "War Ensamble" echaron toda la carne en el asador, fantástico Gary Holt en el solo de la misma, demostrándonos que poco o nada tiene que envidiar al tristemente desaparecido Jeff Hanneman, ya que su virtuosismo le ponen en la cabeza de los mejores guitarristas de thrash metal. "Hate Worldwide", una de mis favoritas de su último "World Painted Blood" (2009), fue la siguiente en sonar en la noche de Clisson. Su potente riff y su despiadada melodía de poco más de tres minutos te hacen vibrar y sentir la música en estado puro. Cuando suenan canciones así es cuando de verdad entiendes de por qué amas tanto esta "puta" música y comprendes que te desvivas por ella...Con "Disciple", el clásico segundo corte de su "God Hate Us All" (2001), no dan tregua y la batería de riffs y punteos ultra-rápidos mantienen una secuencia despiadada, que prosiguió sin descanso con la presentación de su nuevo tema "Implode". Si el tema ya nos gustó en su versión de estudio, en directo no lo hizo menos. Suena a los Slayer clásicos, a los castizos y puros, a esos chavales que allá por los primeros 80 revolucionaron una música y un sonido que nunca fue apto para todos los públicos. "Seasons In The Abyss" y "Dead Skin Mask", con uno de los pocos solos que aún hace Kerry King, suenan a gloria bendita. Al fin y al cabo son dos de sus canciones más reconocidas que difícilmente se suelen quedar fuera de su setlist. Nada que objetar de las mismas...Y de aquí hasta el final pues ya os podéis imaginar, clásico tras clásico. Una atropellada "Raining Blood" sirve de antesala a una de mis favoritas, "Black Magic"-¡qué cariño le tengo a "Show No Mercy" (1983)!-para finalizar su actuación con otras dos temazos a los que nunca se les pone falta. Por un lado "South Of Heaven", sin duda una de las mejores canciones que ha firmado Jeff Hanneman. Me fascina todo en ella, desde su melodioso comienzo, con Gary Holt mostrando al personal su preciosa Schecter, hasta las partes más rabiosas con Bostaph ejerciendo de maestro de ceremonias, llevando en ese momento todo el peso de la actuación. El final del show una vez más vuelve a estar dedicado al atroz médico nazi Josef Mengele, encarnizado en su apodo, "el ángel de la muerte". "Angel Of Death" no necesita ningún comentario ni ninguna definición, "Angel Of Death" es THRASH METAL...Gran  setlist, una pena el sonido.

© 2014 Lord Of Metal
Fotos de Ozirith (HELLFEST)

21/7/2014

Concierto: Behemoth (Clisson, Hellfest) 22.06.2014

SETLIST: Blow Your Trumpets Gabriel/ Ora Pro Nobis Lucifer/ Conquer All/ As Above So Below/ Slaves Shall Serve/ Christians to the Lions/ Ov Fire and the Void/ At the Left Hand ov God/ Chant for Eschaton 2000/ O Father O Satan O Sun!/

A nivel personal considero que Behemoth fueron los auténticos triunfadores del Hellfest 2014. Considero que Nergal, Orion, Inferno y Seth estuvieron un puntito por encima del resto de bandas del cartel de la última edición del aclamado festival galo; otros como Black Sabbath, Emperor o Watain también estuvieron brillantes, pero lo de Behemoth fue realmente enorme. Era Domingo y por delante teníamos el que a priori se presentaba como el día más copioso en cuanto a número de bandas que de gran calibre se iban a dejar ver por la arena de Clisson. Estábamos en el día más caluroso de los tres del festival, la ya de por si alta temperatura mezclada con la humedad (por la mañana habían caído algunas gotas) generaban una sensación de bochorno difícil de aguantar y sobrellevar. Era plena tarde y estábamos sufriendo de lo lindo las inclemencias de Don Lorenzo...Según terminábamos de ver al gran Hoglan (Dark Angel) aporrear las últimas notas de "Perish In Flames" nos dirigimos apresudaramente al Mainstage 2 para intenta disfrutar con una calidad óptima de visión y sonido de uno de los grupos que teníamos catalogados como "fijos" en esta edición 2014. Sobre el blanco (cuando menos curioso) telón de fondo simplemente adornaba el símbolo del triángulo y la llama que figura en la contraportada de su último trabajo de estudio "The Satanist" (2014), mientras que sobre el escenario simplemente figuraban los estrambóticos pies de micro a los que ya nos tienen acostumbrados los polacos (sobre todo Nergal). Una puesta en escena sobria, nada ostentosa, pero que daría mucho juego durante los sesenta minutos siguientes.

Con la sulfurosa intro de "The Satanist" ya te das cuenta que la primera en caer iba a ser "Blow Your Trumpets Gabriel". Fantástico el sonido desde el segundo uno, con un Nergal encapuchado (menudo calor tenía que estar pasando el hombre) y con un Orion entregado en cuerpo y alma, haciendo enloquecer al personal con su copioso e incipiente headbanging. La canción transcurre muy rápida, es un tema denso, seguramente el más opulento de su última obra, pero tiene algo que te atrapa, tiene magia y tiene maldad. Me gustó mucho (aunque fuera enlatado) el sonido de las trompetas en su parte intermedia precediendo al magnífico sonido que se marcaron los dos hachas de la formación. En este sentido tenemos que decir que lo de Seth son palabras mayores, ¡qué gran guitarrista!; aún no comprendo como Nergal no lo ha incluido todavía como miembro oficial de la banda. Está muy bien eso de que se sienten a gusto como trío y eso de que no ve necesario incluirle como un miembro más dentro de Behemoth, pero es que lo de este guitarrista es tremendo. Pienso que se lo merece más que nadie y creo humildemente que debería ser uno de los titulares de esta gran banda de metal. Al fin y al cabo tampoco creo que Inferno y Orion pinchen y corten mucho a la hora de componer, eso es algo que Nergal siempre ha considerado como una labor muy suya, y por mucho que el tiempo le haya ablandado y suavizado, seguro que la mayor parte de la elaboración y de la composición musical sigue siendo obra suya.

"Ora Pro Nobis Lucifer", cuarto tema de "The Satanist", fue la siguiente en dejar huella y calar hondo en todos nosotros. La canción, ya de por sí combativa, pasó como un panzer por encima de todos nosotros, dejándonos exhaustos y al límite de nuestras fuerzas. Alucinante la voz de Nergal, genial;nos alegra mucho poder disfrutarle en tan buen estado de forma y verle totalmente recuperado de la leucemia que le detectaron hace unos años. Inferno también magnífico, tocando la batería como solo hacen los grandes, dejándose la piel y el alma con cada pegada y con cada aporreo. El doble bombo en su caso parece triple, creando un ambiente aterrador, y eso que aún era plena tarde y el sol brillaba en lo más alto. Una pena no haber podido disfrutar de la banda un poco más tarde, cuando la noche hubiera caído y las luces y el fuego hubiesen tenido un papel más importante... La potente melodía que salía de las guitarras de Seth y Nertal delataba que era la hora de escuchar el primer clásico de la tarde. "Conquer All", incluida en su "Demigod" (2004), siempre es sinónimo de victoria y sinónimo de grandeza; es una de mis canciones favoritas; siempre le he tenido mucho cariño, supongo que por la fuerza y la caña que me transmite. Nunca me canso de escucharla, es un tema al que recudo con relativa frecuencia ante un mal día o ante una mala experiencia, me anima y me enchufa, es sin duda uno de  los himnos más grandes de toda la discografía de Behemoth. Es un tema corto pero intenso, tres minutos y medio de blackened death metal en estado puro con el que rejuvenecí diez años enteros... Por su parte "As Above So Below" de su "Zos Kia Cultus" (2002) deja de lado su lado más death para centrarse en su primigenio black metal que tanto éxito les dio con "Thelema. 6" (2000) y sobre todo con "Satanica" (1999), el que es para muchos de sus fans su mejor álbum.


"Demigod" (2004) vuelve a estar presente en el setlist de los polacos, esta vez la elegida para representar a este magnífico álbum es "Slaves Shall Serve", otra de las fijas en todos y cada uno de sus directos. "Slaves Shall Serve" es la rabia en estado puro, es lo más enérgico que te puedes llevar a los oídos en un concierto de Behemoth, que justamente no se destacan por no dar cerita. Ante el sofocante calor la organización del festival decidió regarnos un poco lo cual se agradeció en aquel momento, disfrutamos como niños, empapados y con "Slaves Shall Serve" sonando de fondo, ¿qué más se puede pedir?... Tras una mínima pausa los roadies de Behemoth colocan sobre el escenario tres cruces invertidas, mientras Nergal, Orion y Seth sostienen en sus manos sendas antorchas. No tardan mucho en aplicar su fuego y su ira sobre las cruces que empiezan a arder de manera impactante y que a más de uno dejó con la boca abierta. Era el momento de abrir la jaula de los leones, era el momento de "Christians to the Lions", un tema realmente fantástico que les quedo de lujo en directo y donde pudimos ver a una banda totalmente conjuntada y engrasada; está claro que ya son muchos años juntos, no son unos principiantes, y eso se nota.


Hora de rescatar "Evangelion" (2009) y "The Apostasy" (2007) con dos de sus canciones más emblemáticas, "Ov Fire and the Void" y "At the Left Hand ov God". Dos singles que muestran el salto en calidad que Nergal dio con esto dos discos y que en directo sonaron como dos bombas atómicas. Behemoth había dado un paso de gigante con "Demigod", ya se percibía, pero fue sin duda con "The Apostasy" (2007) y sobre todo con "Evangelion" (2009) cuando empezaron a destacar y a consagrarse como una de los grandes bandas de heavy metal. No olvidemos que con "Evangelion" (2009) la banda ficha por Nuclear Blast y Metal Blade (con esta última para la distribución americana del álbum) mientras que a su vez lograron contar con Daniel Bergstrand en la producción y con Colin Richardson en la mezcla. Estaba claro que Behemoth había abandonado el anonimato para convertirse en estrella.

Las dos últimas canciones en sonar fueron su clásico "Chant for Eschaton 2000"-"Satanica" (1999)- con un Hellfest fascinado y unido ante otra de las grandes melodías que salieron de la prodigiosa cabeza de Adam Darski y "O Father O Satan O Sun!", tema de cierre de "The Satanist" (2014), que al igual que el resto de sus temas anteriores brilló con luz propia en el ya por entonces oscuro cielo de Clisson… ¡Enormes!

© 2014 Lord  Of Metal
Fotos de Ozirith (HELLFEST)

19/7/2014

19.07.2014 ¡ARCH ENEMY EN NOVIEMBRE!

Titanes Germanos del Thrash + Arch Enemy @ Madrid y Barcelona
Tres años después de Khaos Legions y su exitosa gira, ARCH ENEMY regresa con un esperadísimo nuevo disco, “WAR ETERNAL”. Sin duda, un regreso plagado de novedades con la incorporación a filas de Alissa White-Gluz (ex-The Agonist) en las voces, cuya potencia y energía queda patente en su nuevo vídeo “War Eternal” No será hasta el próximo 9 de Junio cuando salga a la venta y Michael Amott nos comenta al respecto: “Hemos probado diferentes estudios para mejorar al máximo el sonido, la mezcla y masterización estará a cargo de Jens Bogren (Fascination Street Studio)”.

Y junto a ARCH ENEMY una gran banda de Thrash Metal que se desvelará el próximo 31 de Julio, así como una banda invitada más. La gira nos visitará en Madrid y Barcelona el próximo mes de Noviembre, toda una noche cargada del mejor Metal!

¡No os podéis perder ver en directo por primera vez a Alissa en España!

ARCH ENEMY + Thrash Metal Band
+ Artista Invitado

Viernes 28 de Noviembre, 18:30 hrs.
Sala Razzmatazz 1 (Barcelona)
Anticipada: 30€ / Taquilla: 35€
Venta de Entradas: Revolver, Pentagram, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com


Sábado 29 de Noviembre, 18:30 hrs.
Sala La Riviera (Madrid)
Anticipada: 30€ / Taquilla: 35€
Venta de Entradas: Sun Records, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

19.07.2014 SABATON PRESENTAN “HEROES” EN DICIEMBRE

Sabaton @ Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia

“¿Qué podemos hacer si nuestro disco anterior es todo un clásico que definió nuestra carrera y somos la banda de heavy metal más exitosa del país?” Esta es la pregunta del millón que asaltó a SABATON cuando comenzaron a trabajar en su nuevo disco. Los héroes Suecos del heavy metal, tras su exitoso “Carolus Rex” vuelven con un intenso nuevo disco, “Heroes”. Grabado en los míticos Abyss, “Heroes” es una vez más un disco conceptual basado en diferentes contextos históricos, guerras y batallas, que cuentan historias fascinantes sobre hombres y mujeres heroicos en sus peligrosas misiones dentro de los campos de batalla y otros beligerantes lugares. En Mayo, “Heroes” golpeará la escena del metal como un avión de combate desde el cielo.

En su conjunto, “Heroes” es una irresistible mezcla de épicos himnos metálico, ultrapotentes riffs de guitarra, retumbantes baterías, estribillos pegadizo y solos incomparables, sin olvidar el totalmente nuevo nivel de intensidad y calidad de sonido conseguido gracias a su productor de fama mundial y ángel guardián de SABATON desde hace tiempo, Peter Tägtgren.

SABATON
+ Artistas Invitados

Viernes 12 de Diciembre, 18:30 hrs.
Sala Santana 27 (Bilbao)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: Power Records, Arise, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

Sábado 13 de Diciembre, 18:30 hrs.
Sala La Riviera (Madrid)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: Sun Records, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

Martes 16 de Diciembre, 18:30 hrs.
Sala Koh Tao [antes República] (Valencia)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: Harmony, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

Miércoles 17 de Diciembre, 18:30 hrs.
Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: Revolver, Pentagram, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

19.07.2014 ACCEPT PRESENTAN “BLIND RAGE” EN OCTUBRE


Prácticamente ninguna otra banda ha influenciado tanto el género Heavy Metal como las leyendas alemanas ACCEPT. Grandes clásicos como “Restless And Wild” (1982), “Balls To The Wall” (1983) y “Metal Heart” (1985) han inspirado generaciones de bandas nuevas, y continúa siendo así tras su reunión de 2009. Tanto “Blood Of The Nations” (2010) como “Stalingrad” (2012) entraron directamente en la lista de más vendidos en Alemania (#6) y Estados Unidos (#81) subrayado su condición como jugadores de la premier league del metal.

Ahora ACCEPT anuncia el lanzamiento de un nuevo disco: “Nos sucedió algo, algo subliminal e impetuoso” nos comenta Wolf Hoffmann, “Es salvaje y aterrador y se llama “Blind Rage”!

Producido, mezclado y masterizado por Andy Sneap, el artwork (obra de Daniel Goldsworthy) “muestra a una bestia aproximándose a nosotros – en una furia salvaje- tal y como se comporta nuestro mundo actual, cada vez que oyes las noticias, catástrofes o la mano del hombre desatan nuestra Blind Rage” nos cuenta Wolf. Será editado el próximo 28 de Julio en todo el mundo y poco después, el mes de Octubre, los tendremos en una completa gira por nuestro país.

ACCEPT
+ Artista Invitado

Viernes 10 de Octubre, 19:00 hrs.
Sala Totem (Villava, Navarra)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: The Indian, El Infiernito Guitar Shop, Divertis, Tai, Sibemol, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com
Sábado 11 de Octubre, 19:00 hrs.
Sala La Riviera (Madrid)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: Sun Records, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

Domingo 12 de Octubre, 19:00 hrs.
Sala Razzmatazz 1 (Barcelona)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas: Revolver, Pentagram, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es, en el teléfono 902 150 025 y ticketea.com

17/7/2014

Concierto: Tsjuder (Clisson, Hellfest) 21.06.2014

SETLIST: The Daemon Gate/ Helvete/ The Daemon Throne/ Kill for Satan (The King's Birth)/ Ghoul/ Mouth of Madness/ Slakt/ Unholy Paragon/ Demonic Supremacy/ Malignant Coronation/ Sacrifice/

Sin duda Tsjuder era uno de los grupos que más ganas tenía de ver en el Hellfest, llevaba años detrás suyo, y eran uno de los marcados como fijos en la agenda del festival. Esto no deja de ser una opinión personal, pero pienso que en los grandes festivales internacionales lo más acertado es tirarse por aquellas bandas que son más complicadas de ver en España, ya que los nombres más importantes, más tarde o más temprano, acaban haciéndonos alguna que otra visitilla. El black metal es un género realmente complicado de ver en España, pocas son las giras que se pasan por la Península, cada vez menos, y mucho me temo que a corto plazo esta tendencia va a cambiar muy poco. Tsjuder fueron una de las muchas bandas que tuvieron el detalle de dejarse ver, fotografiar y firmar para sus fans en el stand que a dicho efecto todos los años monta el Hellfest al lado del Mainstage 1. A Nag (cantante de los noruegos) pudimos verle durante todo el fin de semana "danzando" por el festival, así el Domingo pudimos verle durante el concierto de Black Sabbath en el stand del merchandise oficial, el Viernes en el stand de firmas antedicho y el Sábado sobre las tablas de The Temple, escenario del Hellfest dedicado en su mayor parte a bandas de Black Metal…



Un servidor en The Temple no dejaba de disfrutar como un niño con zapatos nuevos, todas esas bandas que siempre deseas ver y que nunca pasan por tu país se reúnen en tres días en un único escenario. Las tienes todas ahí, todas juntitas, y ésa es una oportunidad que no se puede perder. Sí, puede resultar increíble, pero no deja de ser la pura verdad; gente como Watain, Impaled Nazarene, Gorgoroth, 1349, Turisas o Tsjuder se dieron cita el mismo fin de semana en el escenario más blasfemo del Hellfest 2014...Lo primero que os va a llamar la atención en un directo de Tsjuder es el sonido que exprimen y muestran "estos bichos", formando únicamente como trío. Nunca una única guitarra, un bajo y una batería sonaron tan fuerte y consistente al mismo tiempo; de aquellas pantallas salía un sonido tan agresivo y apocalíptico, que a buen seguro espantaría hasta el mismísimo diablo.

Los noruegos dieron el "do de pecho" con "The Daemon Gate", tema que abría su último trabajo hasta la fecha "Legion Helvete" (2011), y que aquella tarde, a la hora del té, sonó a gloria bendita (o más bien deberíamos decir, maldita). Nag situado en la parte derecha no paraba de moverse de un lado a otro del escenario, incitando al personal a cantar y a saltar sin descanso. De Draugluin no podemos decir lo mismo, aunque ya sabíamos que el hombre no es precisamente la alegría de la huerta encima de un escenario; eso sí, como toca el cabrón... Su fantástica Jackson serigrafiada por la estrella del diablo (muy parecida a la que usa Galder con Dimmu Borgir) sacaba un sonido pulido y potente que hacía temblar "los cimientos" de la carpa que techaba The Altar y The Temple. Sin apenas respiro el trío nos amordaza con su particular "infierno", regalándonos una vistosa versión de "Helvete", posiblemente su mejor canción (al menos mi favorita). Un tema donde los cambios de ritmo que arman y componen el esqueleto de la misma, logran ponerte en estado de órbita y fuera de control. Es un tema para volverse loco, poco más de tres minutos que condesan una maldad latente y perceptible para los que nos encontrábamos al otro lado del escenario… Con "The Daemon Throne" y "Kill for Satan (The King's Birth)" se hacen dueños y señores del Hellfest, metiéndose en el bolsillo a todos y cada uno de los que estábamos presentes. Varias banderas noruegas fueron las que pudimos ver ondear al viento (la palabra "viento" la utilizo en esta ocasión sin mucho fundamento, ya que en realidad no corría ni una sola brizna) durante los diez minutos largos que compendiaron ambas canciones. Tsjuder eran conscientes de lo que se estaban jugando y estaba muy claro que no iban a desperdiciarlo; al fin y al cabo una de banda de black metal no todos los días tiene la suerte de tocar delante de miles de personas, así que la exposición sobre un escenario como los del Hellfest resulta cuando menos interesante y productiva...Fantástico el trabajo de Svendsen a la batería, pienso que fue el mejor de los tres, siempre sonriendo sin dejar ni un sólo momento entregado a la causa del black metal. La verdad que con la cara pintada Svendsen no deja de ser un tipo un tanto extraño; su presencia sobre el escenario dista bastante de la de los otros dos miembros de la banda, donde sus largas melenas y su vertiente esbelta "choca" bastante con la del bueno de (Anti)-Chrisitian, más achaparrado y regordete. No obstante este "pequeño" vikingo se merendó a todo The Temple él solito.


"Ghoul" y "Mouth Of Madness" son las siguientes en arrasar y terminar con las pocas hierbas que había en aquel instante sobre el suelo donde nos encontrábamos. Desde hace años estas dos maravillas, pertenecientes a su obra maestra "Desert Northern Hell" (2004), suenan seguidas en sus escasas y contadas actuaciones, tal y como ya pudimos comprobar sobradamente en su potente "Nowergian Apocalypse" (2006). En este caso su lado melódico echa el cerrojo para centrarse en una especie de old school más cruda y satánica, donde los riffs cortos y punteros de Draugluin te conducen por los pasajes más oscuros y siniestros que puedes vivir en concierto de black metal a las cinco de la tarde y a pleno sol. La pegadiza y sistemática "Slakt" de su último "Legion Helvete" (2011) nos pone a todos a cantar con el puño en alto, mientras que la meticulosa "Unholy Paragon" nos relaja (sobre todo con su pausado comienzo) y nos excita a partes iguales. La voz de Nag suena realmente salvaje, mientras sus compañeros se limitan a seguir la ira de su "amo" como buenamente pueden. El tema es oscuro como el averno, quedando de lujo en un setlist que parecía estar hecho a medida para la ocasión, donde los éxitos abundaban y las mediocridades eran inexistentes.

Tras un brevísimo descanso para reponer fuerzas e hidratarse, Tsjuder vuelven a la carga con un tema nuevo que previsiblemente se incluirá en su próximo álbum de estudio. "Demonic Supremacy", que así es como se llama la canción, no se sale de las líneas marcadas por Nag y sus huestes desde que grabaran en 2004 "Desert Northern Hell". Tiene mucha melodía, pero no por ello pierde fuerza ni empaque. Es un tema que a buen seguro necesita varias escuchas para poder procesar todos sus matices y todas sus partes, no es fácil de asimilar ni de digerir en una sola escucha, y menos aún si la misma ocurre en directo. Habrá que darle tiempo y ver cómo se comporta dicho tema en estudio. De otra banda podría surgirnos alguna duda, pero Tsjuder son un valor seguro por el que apostar...Su actuación una vez más finalizó con el cover de Bathory, "Sacrifice", tema que Quorton hiciera famoso en su debut discográfico allá por 1984. Muchos años, mucho tiempo, dos bandas diametralmente distintas, pero con las mismas y jodidas ganas de hacer black metal. ¡Grandes Tsjuder! 

© 2014 Lord Of Metal
Fotos de Csaoh (HELLFEST)

¿Remordimientos de Gilmour y Mason?


Ahora que todos sabemos que habrá nuevo disco de Pink Floyd después de veinte años gracias al mensaje en Twitter de Polly Samson, pareja de David Gilmour, en el cual decía; “Por cierto, el álbum de Pink Floyd que sale en octubre se llama "The Endless River". Basado en las sesiones de 1994, es el canto de cisne de Rick Wright y es muy hermoso”, vamos conociendo detalles con cuentagotas: Roger Waters no estará presente en él, es material sobrante de las sesiones del último disco "The Division Bell", hay invitados ilustres como Graham Nash y David Crosby y no, no habrá gira. Pero hay algo más importante aún, la credibilidad. 

Decir que el nuevo disco es un homenaje a Richard Wright es poco menos que absurdo. Para todos aquellos que no lo sepan, el teclista de Pink Floyd fue despedido durante la grabación de "The Wall" por su supuesta poca implicación en las sesiones y únicamente porque la discográfica le ofreció un jugoso bonus a Roger Waters si acababa el disco antes por lo que el bajista y dictador más famoso de la música forzó la máquina e intentó que Wright volviese antes de sus vacaciones de verano. Waters manipuló a Gilmour y Mason utilizando la precaria situación económica del grupo y la fuerte adicción a la cocaína de Wright para que el resto de Pink Floyd apoyase su expulsión. La curioso de la anécdota es que, al no encontrar teclista con tan poco tiempo, le contrataron (¿si estaba disponible para tocar en estudio y en gira por qué echarle de su propio grupo? En efecto, para que no aportase nada en el álbum que Waters estaba componiendo). 

Le "ningunearon" y prescindieron de cualquier aporte suyo pero lo utilizaron como un músico de sesión más. Pero aún hay más, la gira posterior de "The Wall", los miembros de Pink Floyd (Waters, Gilmour y Mason) perdieron dinero a espuertas, todos menos Richard Wright que percibió su sueldo como cualquier músico o empleado y al no ser parte de la banda, no ser socio, fue el único que no perdió un sólo penique. ¿Qué sentido tiene que, veinte años después, Gilmour vuelva a solas con Mason, sin Waters, utilizando partes a piano de Wright alegando que es un homenaje a éste? Ninguna excepto los remordimientos.

© 2014 Jim Tonic

16/7/2014

Concierto: Eels (Madrid) 14.07.2014

SETLIST: Where I'm At/ When You Wish Upon a Star (Leigh Harline cover) / The Morning/ Parallels/ Mansions of Los Feliz/ Daisies of the Galaxy/ A Line in the Dirt/ Where I'm From/ It's a Motherfucker/ Lockdown Hurricane/ A Daisy Through Concrete/ Grace Kelly Blues/ Fresh Feeling/ I Like Birds/ My Beloved Monster/ Gentlemen's Choice/ Mistakes of My Youth/ Where I'm Going/ I Like the Way This Is Going/ 3 Speed/ Last Stop: This Town/ The Beginning/ Can't Help Falling in Love With You/ Turn On Your Radio/


Cualquiera que ayer en el Circo Price se parase un segundo a mirar a su alrededor se daría cuenta de varias cosas: la primera, nunca un público fue tan variopinto, inclasificable e intergeneracional para un artista tan relativamente joven. Dos, si el ancho de banda se hubiese caído la mitad del Price se habría suicidado al verse incapaz de subir su foto a Facebook y compartir con todos sus amigos que estaba en el concierto del verano. Tres, nunca, nunca he visto a tantísima gente sola viendo un concierto; ¿están solos porque escuchan a Eels o escuchan a Eels porque están solos y sienten empatía con la desgraciada vida de Mr. E? Lo cierto es que han pasado diecisiete años desde que empezase a escuchar a Eels y durante el trayecto ha habido grandes momentos, no siempre con tanta gente alrededor, pero su constante labor componiendo, su infatigable actitud en la carretera y el inesperado éxito de su libro “Cosas que los nietos deberían saber” (convertido de la noche a la mañana en una tabla de salvación para todo aquel que se encuentre a prueba en la vida y todo un best-seller) han hecho que sus canciones sean escuchadas por reinas y hipsters por igual. No faltaron aquellos que no despegaron sus dedos del guasap en todo el concierto, los que se hacían “selfies” en cada canción para atestiguar el “yo estuve allí y los Eels lo petaron”, los que hicieron fotos a través del vaso como recurso “artie” y los que no dudaron en agarrar a Mr. E cuando éste bajó a la platea y fundirle a fotos u obligarle a firmar un disco antes de los bises. A poco que se le conozca como artista (y dudo mucho que una décima parte de los asistentes sea consciente de ello) se descubrirá que Mark Oliver Everett es tímido y huye, sin ser maleducado o resultar huraño, de conocer a sus seguidores, detesta que lo paren, hacerse fotos o atenderles, él se ve a sí mismo como un artesano (un relojero o un zapatero, sólo que su oficio es el de componer) por lo tanto no creo que disfrutase mucho cuando una chavala se le colgó del cuello o tuvo que atender a algún que otro invitado. Mr. E es feliz viviendo de su música pero no siendo un personaje público.

Su forma de ser, impredecible y anárquica, le hace aparecerse en la capital vestido de chándal repartiendo helados de hielo con sabor a naranja, barbudo y escupiendo sus canciones como si fuese un punky o, como esta última vez, vestido de traje junto a su banda e interpretando las canciones de su último y excelso disco “The Cautionary Tales Of Mark Oliver Everett” (2014) como un crooner transformando su propio repertorio en lo que él mismo bromeo; “easy listening” pero que de fácil no tiene nada y menos accesible, la música de Mr. E sigue siendo Alternativa, la alternativa bien entendida al predominante gusto borreguil, claro está. Bajo un escenario clásico, coronado por una tarima, la silueta de un contrabajo y un telón alfileteado con decenas de bombillas a modo de estrellas, Mr. E despertó al aletargado público que se había dormido durante la actuación de las teloneras, Daughters Of Davis (las cuales pusieron muchas ganas pero naufragaron con una propuesta instrumental lineal; basada en una acústica, un uke, un cajón y una decena de canciones en la cual no destacaba una por encima de la otra -como si estuviésemos escuchando el mismo tema en bucle durante cuarenta y cinco minutos- como prueba de ello fue el desinterés que despertaron en un respetable maleducado que prefirió entrar a última hora tras varias cervezas y ni siquiera reparó en ellas). Mr. E nos despertó con la belleza tintineante de la introducción es que es “Where I'm At” pero ya, incluso al minuto y medio de comenzar, tenía ganado el partido y cuando se arrancó con la versión de “When You Wish Upon a Star” de Leigh Harline todos caímos rendidos, tras “The Morning” vino “Parallels”, tan característica de su estilo que no parece pertenecer a su último disco sino haber sido escrita hace diez años. Mr. E tiene la facultad de cantar a la desolación o capturar la belleza de las líneas de un tendido eléctrico y dibujarlas en un cielo imaginario como si fuese un pentagrama y transformarlo en canción. 



El clamor vino con “Daisies of the Galaxy” (curioso que en la gira de aquel disco, para aquella ocasión, Eels fuesen teloneros y no fuesen capaces de congregar a unos pocos seguidores en la madrileña sala La Riviera cuando ahora todo el Circo Price suspira por sus estrofas). “A Line In The Dirt” nos sumerge en un estado emocional sólo salvable con “It's a Motherfucker” o “Lockdown Hurricane”, bromas y chistes entre canción y canción, interactúa con el público que no duda en reírle como gracia hasta cuando pestañea y nos suelta un “Fresh Feeling” acelerado y reemplazando los arreglos de cuerda originales por los metales de una trompeta que le sienta de fábula. “I Like Birds” vuelve a entonar a la gente con Mr. E aporreando una preciosa Danelectro Aqua del 56 (el roadie le pasará una tras otra según va cambiando la canción; pero sólo Danelectro, por favor) y una pequeña mirada de soslayo al pasado con “My Beloved Monster” no vaya algún necio a pedirle todavía una “Novocaine For The Soul” a estas alturas con el cancionero que Mr. E ha sido capaz de escribir. “Mistakes of My Youth” nos demuestra la buena salud compositiva y las cotas de emoción que es capaz de llegar al piano y los más veteranos disfrutamos con el elixir de juventud que es “Last Stop: This Town” del jodidamente triste y electrizante pero catárquico “Electro-Shock Blues” (1998). Tras la soledad que exuda “The Beginning” llegan los bises de despedida y prescindiendo de Journey ataca una sentida “Can’t Help Falling In Love With You” que, por mucho que la gente se empeñe y susurrase con aliento de cerveza no es de Elvis sino de David Weiss y Peretti aunque la popularizase Presley y para acabar “Turn On Your Radio” de Nilsson que éste sí todo el mundo pareció desconocer.

“La vida es maravillosa, hace que un perdedor como yo toque en un sitio tan bonito como éste para un público tan genial como vosotros” espetó Mr. E ante una colección de clones con barba y gafas de pasta mientras éstos “feisbuqueaban” solo que Mark Everett no etiquetó a nadie, no suplicó por un autógrafo, no hizo “selfies” y no entiende de modas, sigue siendo el mismo perdedor de hace más de diez años, aquel que sigue tocándonos la vena sensible con cada canción y estará dentro de otra década haciéndolo con otra banda diferente y esperemos que con otro público también. Uno de los mejores conciertos del año, sin duda alguna.

© 2014 Conde Draco
(fotos de la gira 2014)