Crítica: In Flames "Rusted Nail"

Siempre que hablamos de In Flames tendemos a movernos por tierras cenagosas y pantanosas, donde parece que todo lo que se dice está bajo sospecha o cautela permanente. Pienso que en el año de gracia (2014) In Flames tienen pocas cosas que demostrar a nadie (lo han hecho con creces) y menos aún dar explicaciones por las mismas. Del mismo modo no son pocos los que tienden a tildarles de vendidos y otros calificativos análogos por el mero hecho de que su música haya sufrido determinadas, digamos, adaptaciones. Os podemos asegurar (y eso lo sabéis) que nosotros seríamos los primeros en criticar su trabajo si el mismo no fuera de una calidad óptima o no estuvieran al nivel que se requiere para una banda de su nivel. Lo hemos hecho con grupos "intocables", así que no nos iba a temblar el pulso con los suecos...Dicho esto tenemos que centrarnos y no ponernos como los burros unas orejeras a cada lado de los ojos, ya que no todo en la vida es death, black o thrash, que hay más cosas y que también son muy buenas. Lo decimos muchas veces, no sólo del metal vive el hombre, así que no caigamos en ese error y no cerremos la puerta a otras músicas y otros sentimientos...

Desde "Reroute To Remain" (2002) hasta la fecha, In Flames ha ido gestando diferentes cambios a la hora de entender y componer su música. Aunque si somos puntillosos deberíamos decir que algunas de esas modificaciones importantes ya se podían percibir y adivinar en "Clayman" (2000); considerado por muchos su mejor álbum. In Flames no han querido anquilosarse en una figura (death metal melódico) que ya tenían muy trabajada y expuesta, querían ir un pasito más allá y dotar así a su música de un punto y de un argumento diferente, dejando al margen su lado clasicista (más propio de la vieja Europa de la que proceden) para centrarse y meterse de lleno con los sonidos más "modernos" que venían del otro lado del charco. Afirmar que "Whoracle" (1997) o "The Jester Race" (1996) son una maravilla pienso que es ofrecer poco debate, pocos (por no decir nadie) son los que pondrían un solo "pero" a tales obras; pero la carrera de In Flames va mucho más allá, no limitándose única y exclusivamente al death metal. En ese sentido siempre defenderé y diré que "Evil In A Closet" es una de mis canciones favoritas; una canción de la que para nada cuelga el cartel de death metal, pero que es tan jodidamente retorcida, que tienen un sentimiento y una fuerza inigualable...

Con "Rusted Nail", el single de adelanto de su nueva obra "Siren Charms", prevista para el próximo mes de Septiembre, los suecos recuperan los sonidos de "A Sense Of Purpose" (2008), donde los tonos tristes y apagados vuelven a plantearse y a plasmarse en un tema que va ganando actitud y presencia según se le va comiendo segundos al crono. Es cierto que su portada en blanco y negro viene a ser una continuación de la figurada en "Sounds Of A Playground Fading" (2011), aunque en esta ocasión el armazón de su esqueleto se ciñe más de lo expuesto en su noveno trabajo que en su disco de 2011. Las guitarras de Björn suenan como siempre, "espectaculares", mientras que Anders tira de melodía y experiencia, llevándonos por terrenos ya trabajados y vistos anteriormente en temas como "The Mirror´s Truth" o "Alias". Con "Rusted Nail" seguramente no estemos hablando de la mejor canción de su discografía, pero no deja de ser un tema entretenido, con unos coros muy coloridos y llamativos que llaman te llamarán la atención desde su primera escucha. Por mucho que se emperren algunos, tenemos In Flames para rato...

© 2014 Inferno